La Cámara acordó este miércoles suspender el techo de la deuda hasta 2025 en una votación bipartidista decisiva sobre la legislación negociada por el presidente de la Cámara, el republicano Kevin McCarthy, y el presidente Joe Biden, en medio de un impulso de último minuto para evitar un colapso financiero anticipado antes de la fecha fatal del 5 de junio.

El acuerdo fue aprobado en la Cámara baja por 314 votos a favor (165 demócratas y 149 republicanos) y 117 en contra.

El proyecto de ley, que ahora se dirige al Senado, suspender el tope de 31.4 billones de dólares en préstamos federales hasta enero de 2025, con lo que evita que el gobierno se quede sin dinero y no cumpla con sus obligaciones a principios de la próxima semana; además, plantea topes en el gasto federal y reversiones de algunos de las prioridades políticas de Biden.

McCarthy y Biden negociaron la legislación después de que la Cámara de Representantes, encabezada por el Partido Republicano, aprobara un proyecto de ley sobre el techo de la deuda en abril que incluía recortes de gastos mucho más pronunciados y cambios de política más drásticos, legislación que sirvió como herramienta de negociación para McCarthy en sus tratos con la Casa Blanca.

Lee: Republicanos y demócratas logran un ‘principio de acuerdo’ para elevar el techo de deuda en EU

Aún no se sabe cuándo votará la legislación el Senado, controlado por los demócratas, pero debe aprobarse antes de la fecha límite del lunes que la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, fijó como límite para que el gobierno federal pueda dejar de pagar su deuda.

Los senadores Tim Scott, republicano que se postula para la nominación republicana a la Presidencia, y el demócrata Bernie Sanders han adelantado que votarán en contra de la legislación.

Los líderes de ambos partidos en la Cámara de Representantes, McCarthy y el demócrata Hakeem Jeffries, vendieron la legislación como una victoria para sus respectivos bandos, al tiempo que reconocieron que ninguno obtendría todo lo que quiere, dada la naturaleza de un Congreso dividido.

Los demócratas instaron a los legisladores a considerar lo que quedó fuera del acuerdo, en lugar de los recortes de gastos respaldados por el Partido Republicano que sí se incluyeron, mientras que los negociadores republicanos en el Congreso presentaron como victorias conservadoras diversas disposiciones, como requisitos de trabajo mejorados para los beneficiarios de cupones de alimentos y un proceso de permisos más rápido para proyectos de energía.

El proyecto de ley también reduce el gasto federal en 1.5 billones de dólares durante la próxima década, según la Oficina de Presupuesto del Congreso; además, recuperaría parte del dinero no utilizado durante la pandemia de Covid-19 y levantaría la congelación de los pagos de préstamos estudiantiles federales en agosto.

Esta nota fue publicada originalmente en Forbes US

Las noticias en imágenes; síguenos en nuestro Instagram

 

Siguientes artículos

China-central nuclear
Tras incidente entre caza y avión de EU, China envía 2 buques a maniobras navales en Indonesia
Por

El presidente de China advirtió que la seguridad nacional enfrenta circunstancias complicadas y desafiantes.

También te puede interesar