La inteligencia artificial (IA) no es una tecnología nueva. Hemos convivido con ella sin que apenas lo sepamos: los algoritmos de Spotify, las recomendaciones publicitarias personalizadas (sí, esas con las que parece que las marcas escuchan lo que platicas o leen lo que escribes), los filtros de Instagram, todas estas actividades y muchas, muchas más, que hoy tenemos normalizadas, están potenciadas por inteligencia artificial.

Sin embargo, tras la irrupción de ChatGPT, el chatbot desarrollado por OpenAI que irrumpió en la escena pública en noviembre del año pasado para detonar la carrera por la inteligencia artificial generativa, ha hecho que esta tecnología tenga hoy más casos de uso no solo a niveles empresariales, sino también en los consumidores finales. La inteligencia artificial es hoy una tecnología de propósito general que cada día gana un espacio en la vida cotidiana de las personas.

Durante el Seminario Permanente de Derecho e Inteligencia Artificial organizado por el Instituto de Investigaciones Jurídicas y la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación de la UNAM, Izumy Romero Yumbe, ingeniera en sistemas computacionales de Oracle Academy, estimó que en 10 años la inteligencia artificial estará completamente integrada en nuestra vida diaria, como ocurrió con los celulares inteligentes, las redes sociales, las apps.

Lee también: ¿Trabajar 3 días a la semana gracias a la inteligencia artificial? Así lo cree Bill Gates

La especialista consideró que, aunque la inteligencia artificial ya ocupa un gran espacio de nuestras vidas, todavía persiste el miedo a utilizarla de manera generalizada, ante el desconocimiento de la tecnología. Pese a que se pueden obtener beneficios de los chatbots de IA generativa que pueden facilitar tareas, también hay riesgos que deben ser considerados “porque incluso se puede faltar a la ética o cometer delitos” con el uso de estas herramientas.

“La IA son máquinas que parecen comportarse de manera inteligente, pero que en realidad utilizan enormes cantidades de datos organizados y algoritmos para imitar patrones del pensamiento humano”, compartió la ingeniera de la Oracle Academy, quien recomendó a las personas irse adentrando en el uso de estas plataformas ya que en 10 años será algo completamente normal en nuestro día a día y, según creen las grandes empresas de tecnología, la IA no remplazará a las personas, sino que personas que sepan usar IA remplazarán a otras que no sepan.

Romero Yumbe aprovechó su participación en la máxima casa de estudios para describir algunos tipos de inteligencia artificial, como Weak AI (IA débil) la cual realiza una tarea única o limitada probablemente más rápido que la mente humana, pero que no se puede desempeñar fuera de su área definida, y Reactive Machine AI (IA reactiva), que funciona sin memoria y está diseñada para realizar una tarea específica, no recuerda resultados o decisiones anteriores, sólo trabaja con datos actualmente disponibles y responde de manera específica a estímulos predefinidos.

Te recomendamos: IA ha incrementando estafas con ‘deepfakes’ y 7 de cada 10 mexicanos no saben qué es esto

También dio detalles sobre la Limited Memory AI (IA de memoria limitada) que puede recordar eventos y resultados pasados, datos disponibles por un periodo específico. No existe una biblioteca de experiencias disponibles en un periodo prolongado, utiliza datos actuales y es capaz de mejorar su rendimiento a medida que se entrena con más datos a lo largo del tiempo.

O bien, la Strong AI (IA fuerte) que es capaz de realizar aprendizaje y realización de cualquier tarea intelectual que un humano puede llevar a cabo, así como Theory of Mind AI (IA de teoría de la mente) que logra comprensión de pensamientos y emociones, simula relaciones humanas y puede comprender y contextualizar obras de arte.

En tanto, la Superintelligence (superinteligencia) produce procesos de pensamiento, raciocinio, puede emitir juicios y tiene capacidades cognitivas. Comprende sentimientos, experiencias humanas emocionales, necesidades, creencias y deseos propios. A su vez, la Self-aware AI (IA consciente de sí misma) posee la habilidad para entender sus condiciones, rasgos internos, emociones y pensamientos humanos (emociones, necesidades y creencias).

Romero Yumbe precisó que, actualmente, el desarrollo tecnológico se ubica en la IA Reactiva y en la de Memoria Limitada (los primeros niveles), y las demás están en progreso. Por lo pronto, alertó tener cuidado de la información e imágenes que se manejan en las redes sociales, ya que han circulado fotografías falsas -como verdaderas- generadas mediante IA, por ejemplo, la supuesta detención de Donald Trump o una presunta erupción del volcán Popocatépetl.

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

OpenAI-ChatGPT-IA
Después de un año de diálogos con ChatGPT, OpenAI se enfrenta a una crisis
Por

El chatbot creado por OpenAI cumple un año de ser público para los usuarios, sin embargo, la empresa se ha visto envuelt...