El Gobierno estadounidense investigará los riesgos a su seguridad nacional que pueden suponer los vehículos conectados a internet, en particular los procedentes de China, según informaron este jueves el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el Departamento de Comercio.

La investigación podría provocar la prohibición de la venta de este tipo de vehículos chinos en Estados Unidos por el temor de que las autoridades chinas puedan utilizar los automóviles para espiar o provocar problemas en las carreteras del país.

“No se necesita mucha imaginación para pensar cómo un Gobierno extranjero con acceso a vehículos conectados puede suponer un grave riego tanto a nuestra seguridad nacional como a la privacidad de los ciudadanos estadounidenses”, declaró en un comunicado la secretaria de Comercio, Gina Raimondo.

El presidente Biden apuntó directamente al país asiático al afirmar en una declaración que “las políticas de China podrían inundar” el mercado estadounidense con sus vehículos, “planteando riesgos” a la seguridad nacional estadounidense.

“No voy a dejar que pase bajo mi mandato”, aseguró Biden.

El mandatario comparó los vehículos conectados a los teléfonos celulares, que pueden recopilar información delicada tanto de ciudadanos como del país “y enviar esa información a la República Popular de China”.

Biden también destacó que China restringe la venta en su mercado de vehículos fabricados en Estados Unidos por lo que no considera justo que los automóviles conectados chinos tengan acceso al mercado estadounidense “sin límites”.

El anuncio de la investigación se produce pocos días después de que la Alliance for American Manufacturing (AMA), que agrupa al sector manufacturero estadounidense, publicó un informe en el que advertía que la llegada a EU de vehículos de marcas chinas producidos en México sería “catastrófico” para el sector del automóvil.

Lee: Llamado de industria estadounidense a bloquear autos chinos es proteccionismo: AMDA

AMA solicitó a EU el desarrollo de herramientas para impedir su importación.

Estados Unidos mantiene desde la Presidencia de Donald Trump un arancel del 25% a la importación de automóviles chinos, que se suma al arancel general del 2.5%, lo que hace económicamente impracticable la venta de estos vehículos en el país.

Pero distintos analistas han advertido que empresas chinas como BYD, el mayor fabricantes de vehículos eléctricos del mundo, acabarán encontrando la forma de vender sus productos en EU.

Lee: Más inversión: china BYD busca dónde poner una planta en México

Con información de EFE

¿Ya nos tienes en Facebook? Danos like y recibe la mejor información

 

Siguientes artículos

Pornhub-privacidad-imágenes
Operador de Pornhub viola leyes canadienses sobre privacidad
Por

Aylo Holdings permite que se compartan imágenes íntimas sin el conocimiento directo o el consentimiento de todas las per...