Por Carolina Salazar*

No es un día cualquiera en el calendario de la propiedad intelectual y la creatividad cultural. Mickey Mouse, el emblemático personaje que durante casi un siglo ha sido sinónimo de innovación y alegría, entra oficialmente en el dominio público en Estados Unidos. Pero, ¿qué significa realmente este acontecimiento para la industria creativa cuando proviene directamente de la cultura mainstreaim?

Frédéric Martel en su libro: Cultura Mainstream. Cómo nacen los fenómenos de masas nos habla de cómo la cultura es originalmente impulsada y promovida por poderosas industrias del entretenimiento en Estados Unidos, ha extendido su influencia por todo el mundo a través de productos cuyas estrategias de creación y difusión son verdaderamente cautivadoras.

Simultáneamente, nuevos países han surgido con sus propios medios de comunicación y formas de entretenimiento masivas, y la llegada de Internet ha multiplicado su impacto.

Esta aceleración se refleja en lugares como India, Brasil y Arabia Saudí, donde la competencia por dominar la web y liderar la influencia cultural es feroz.

El deseo de controlar las palabras, las imágenes y los sueños impulsa esta lucha constante por la supremacía cultural. Hoy todos conocemos a Mickey.

Recuerdo con agrado mi primer viaje a Disney y el recibimiento de Mickey en la entrada del inmenso parque.

Mi primer póster fue el de Mickey con los colores rojo azul y blanco. Y de eso hace ya algún tiempo.

La cultura mainstream implantada en mi vida a través del compartir ideas, actitudes y actividades familiares tempranas fueron siempre ampliamente aceptadas y populares en mi cercana sociedad, y ampliamente reconocidas por la mayoría de la población.

El compartir con otros niños ese mundo mágico era sinónimo de ser y sentirse diferente y privilegiado.

Mickey era un gran diferenciador en ese entonces; cómo lo va a hacer en este 2024.

La transición Mickey Mouse al dominio público va más allá de liberar a un personaje amado; es un reflejo del ciclo perpetuo de la creatividad y la inspiración. Creado en 1928 por Walt Disney y Ub Iwerks, Mickey no solo revolucionó la animación, sino que se convirtió en un icono de la imaginación.

Su entrada al dominio público abre un vasto campo para la reinterpretación y reinvención por parte de artistas y creadores de todo el mundo.

El famoso “Steamboat Willie “ ahora es de dominio público en EU a partir del 1 de enero 2024 , después de 95 anos después de su publicación.

La ley de protección de Mickey Mouse a logrado cambiar en EU para beneficiar a un ratón de los dibujos animados al pasar de 14 a 95 años; lo que hace que cualquier interesado podrá crear obras usando la versión sin infringir el copyright de Disney.

Es cierto que Disney no estuvo solo en sus esfuerzos para ampliar la protección de los derechos de autor en las décadas de 1970 y 1990. Numerosas compañías y sectores de la industria del entretenimiento se unieron en el lobby y abogaron con éxito por cambios significativos en la legislación de derechos de autor. Uno de los logros más destacados fue la aprobación de la Ley de Extensión de Derechos de Autor de 1998, que otorgó una extensión de protección de derechos de autor por 20 años adicionales.

Esta legislación tuvo un impacto significativo en la duración de la protección de los derechos de autor en los Estados Unidos y benefició a una amplia gama de obras artísticas y creativas. Si bien Mickey Mouse y otros personajes de Disney se beneficiaron de esta extensión, también lo hicieron muchas otras obras literarias, musicales, cinematográficas y artísticas.

La Ley de Extensión de Derechos de Autor de 1998 generó debates sobre la duración adecuada de la protección de los derechos de autor y los equilibrios entre los intereses de los creadores y el acceso público a la cultura y la información. A lo largo de los años, estas cuestiones han seguido siendo objeto de discusión en el ámbito de la propiedad intelectual y los derechos de autor.

Al ser del dominio público debemos ser capaces de entender el contexto de la nueva era digital y las posibilidades que esta nos proporciona al dotar de opciones las miles de posibilidades con que contamos; como por ejemplo en el Mundo NFT y el Mundo Phigytal.

Por allá del 2021 MSCHX famousemouse creo un token coleccionable que hoy esta agotado. ¿El precio? 100 dólares que te permite descargar el “Famous Mouse Artwork 2024” por medio de un código token.

Este es uno de los muchos ejemplos que vamos a ver en adelante.

Imaginemos las posibilidades: Mickey podría ser reinventado en nuevas formas artísticas, quizás integrándose en narrativas contemporáneas o reimaginado en diferentes contextos culturales y metavérsicos.

‘Steamboat Willie’, cambio para siempre la emocionalidad y sentimiento”, dice Joe Wos, historiador ganador del Emmy de la “Academia de Dibujos Animados” de PBS.

Muchos afirman que “la entrada de un personaje tan icónico como Mickey Mouse en el dominio público es un terreno inexplorado y lleno de posibilidades, pero también de potenciales conflictos legales”.

Es crucial considerar los desafíos legales. A pesar de su nuevo estatus, Mickey Mouse sigue siendo una marca registrada de Disney, lo que limita su uso comercial.

Recordemos casos como Sherlock Holmes, cuyas primeras historias están en dominio público. Esto ha permitido a los creadores explorar al personaje libremente en nuevas obras, mientras que los elementos de historias protegidas por copyright requieren permiso. Este precedente sugiere un panorama complejo para Mickey.

Los creadores deberán navegar cuidadosamente entre la reinvención artística y las restricciones legales.

Mickey Mouse es una marca registrada por la misma Disney que impide que nadie pueda comercializar con el ratón, aunque sea de dominio público.

Las diferencias clave entre dominio público, copyright y marca registrada que debemos de tomar en cuenta:

  1. Dominio Público: Obras que pueden ser utilizadas libremente por cualquiera sin permiso ni pago de derechos de autor. Esto ocurre después de que los derechos de autor expiren.
  • Copyright: Protección legal que otorga al creador de una obra original derechos exclusivos sobre su uso y distribución. Tiene una duración limitada, tras la cual la obra pasa a dominio público.
  • Marca Registrada: Protege símbolos, nombres y slogans usados para identificar y distinguir productos o servicios. Puede renovarse indefinidamente y previene que otros usen marcas similares de manera confusa.

Este momento es más que una oportunidad; es un llamado a la comunidad creativa. Invita a reflexionar sobre cómo las leyes pueden fomentar la innovación y respetar el legado de los creadores. La imagen original de Mickey Mouse, como apareció en “Steamboat Willie”, simboliza ahora no solo un legado creativo, sino también una invitación a imaginar y crear con responsabilidad y respeto.

Es un tiempo emocionante para ser parte del mundo creativo digital.

El ingreso de Mickey Mouse al dominio público marca un hito significativo en este emocionante futuro. Este icónico personaje, que ha simbolizado la imaginación durante casi un siglo, ahora se convierte en una fuente de inspiración para artistas y creadores de todo el mundo.

Solo nos queda reforzar la importancia de encontrar un equilibrio entre la protección de los derechos de autor y la promoción de la creatividad. La ley de derechos de autor ha evolucionado con el tiempo, generando debates sobre la duración adecuada de la protección. Ahora, en la era digital y con el auge de los NFT, se abren infinitas posibilidades para Mickey y otros personajes icónicos.

A medida que exploramos este nuevo territorio, recordemos que este momento nos desafía a ser responsables y respetuosos con la rica historia y significado cultural de Mickey Mouse mientras abrazamos la innovación y la creatividad en la cultura creativa.

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

Pemex-nuevos campos-producción
Pemex, el siguiente paso: la necesidad de un cambio de fondo
Por

Pemex es una empresa que ha generado más de 4 billones de pesos en pérdidas para el Estado Mexicano en los últimos 12 añ...