La escena de la película se convirtió en un meme muy popular: al fondo, sentada en el asiento trasero, una elegante mujer habla por su celular y le dice a su interlocutora que la lluvia de la noche anterior fue una bendición. En primer plano, el chofer sujeta el volante del auto con fuerza, en su rostro se ve una clara molestia mientras escucha la crónica de la tormenta bendita que, para él y su familia, fue la razón de que su casa se inundara, perdiendo gran parte de sus pocas pertenencias. Pero para su jefa, que no sabe nada de esto, lo importante es que las plantas de su amplio jardín se regaron con el agua.

Parásitos, la película de 2019 que arrasó con los premios Oscar, críticas como esta hacia las diferencias que existen entre las personas con privilegios económicos y las que no cuentan con los medios para desarrollarse, a pesar de su talento y sin importar si viven en Corea del Sur o Estados Unidos. Aunque el tono de la historia es de humor negro, la trama me dijo mucho sobre las oportunidades que las empresas y su dirección no siempre aprovechan, y que podrían tener un impacto positivo en las vidas que están a su alrededor porque, a pesar de que es fácil olvidarlo, ningún negocio u organización existe en el vacío. 

Es decir, toda empresa necesita de la gente y debería también aportar algo más a su entorno. Es algo que ya he mencionado cuando hablo del capitalismo consciente, una corriente que busca eliminar los aspectos negativos y rampantes para poner en las prioridades el bien común, no solamente las ganancias de una compañía. Así que a continuación comparto lo que creo más valioso que se puede aprender de Parásitos si analizamos las situaciones clave de sus personajes.

Encuentra en la Red Forbes la opinión y análisis de personajes clave para el país

Diferentes circunstancias, diferentes desventajas

Regreso a la escena que se convirtió en meme que mencioné al inicio. Si no supiéramos la historia de ambas familias en la película, el comentario de la pasajera sería inofensivo, ¿quién no disfruta dormir en la comodidad de su cama con el arrullo de la lluvia que cae afuera? Es muy fácil olvidar que la vida es muy distinta, incluso en esos pequeños detalles, según el contexto de cada persona, por lo que sí importa tomar en cuenta esas diferencias que, en ocasiones, se traducen en desventajas. Por ejemplo, las elegantes escaleras de las oficinas son un obstáculo para quienes tienen problemas de movilidad. O asumir que un equipo entero tiene acceso a un servicio de internet lo suficiente robusto para cumplir con sus tareas a distancia.  

Lo que un grupo de personas da por sentado, es un problema para otro, la mayoría de las veces por circunstancias fuera de su control. En lugar de asumir que toda la plantilla tiene acceso a una herramienta, facilidad o conocimiento, es mejor confirmarlo para buscar alternativas y soluciones que ayuden a que el trabajo se cumpla con fluidez. Es el tipo de estrategia que también permite crear innovaciones en cualquier negocio, solo que además se aplica dentro de la empresa.

Las buenas intenciones son un buen comienzo, no la meta

Si lo vemos fríamente, la familia adinerada de Parásitos no se considera malvada ni tiene la intención consciente de hacer sufrir a sus nuevos empleados. Su error está en pensar que con ser amables es suficiente y que no deben hacer nada más porque, al final de cuentas, ya les están pagando un sueldo. Muchas organizaciones caen en esta trampa, lo que hace que olviden que sus operaciones o actividades tienen un impacto directo en su entorno, desde el aspecto ecológico hasta el social, y que es importante retribuir, asumiendo la responsabilidad por los cambios que ocurren por el nacimiento de una empresa y su giro. 

Como ya lo dije, los proyectos no surgen de la nada. Necesitan de recursos humanos, financieros, tecnológicos y naturales, así que no se trata de solo contar con botes para separar la basura o vías de transporte accesibles para la plantilla laboral, hay que buscar disminuir el impacto y hacer la diferencia con acciones que van a implicar inversión, pero que mejorarán la calidad de vida de quienes se relaciona directa e indirectamente con el negocio.

Si se tienen los medios, hay que apoyar el talento

Finalmente, la mayor tragedia de la película es que es muy claro que las personas necesitan algo más que trabajo duro para desarrollarse y alcanzar sus metas, porque la situación financiera es casi siempre la diferencia entre la posibilidad de ir a la universidad o quedarse en casa a apoyar a los padres, por ejemplo. Aquí es donde la empresa tiene la oportunidad de impulsar a las personas que están dentro de sus filas y, al mismo tiempo, crecer gracias a ese empuje. Esto se logra desde distintos frentes: otorgar permisos sin disminución de sueldo para asistir a clases o conferencias, ofrecer cursos gratuitos para actualizar habilidades, dar días libres para atender familiares enfermos, abrir oportunidades para explorar nuevos talentos, crear colaboraciones con otras instituciones para garantizar que la gente tenga cómo seguir superándose.

Si la película muestra en una escala íntima —las dinámicas son entre las familias, no entre empresas y trabajadores— lo que está mal como sociedad, entonces también lo hace con lo que podría estar bien: básicamente, la empatía y las metas más allá de las ganancias personales. Lo curioso es que este tipo de aproximación al capitalismo sigue siendo beneficioso para cualquier organización, porque contribuye a una mejor calidad de vida y al mismo tiempo logra que las personas logren identificarse más con los valores y el propósito de quien las emplea, lo que se traduce en mejores resultados, mayor esfuerzo y apoyo. Una película no debería enseñarlo, pero sí ayuda a no olvidarlo.

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

peso-dólar-retroceso
El reinicio de pagos de la deuda estudiantil se suma a los vientos en contra en EU
Por

El nivel del costo de financiamiento de los hogares norteamericanos, medido a través de los pagos de intereses, ha alcan...