Las tecnologías de la información y comunicación (TIC), como la inteligencia artificial y los celulares inteligentes, no sólo ofrecen grandes ventajas para la humanidad, también retos ambientales y sociales tan o quizá más grandes, consideró Sofía Trejo, investigadora en ética de la Inteligencia Artificial en el Barcelona Supercomputing Center, durante la Forbes Talk “Inteligencia Artificial y sostenibilidad” en el marco del Foro Forbes Economía Verde y Desarrollo Sostenible 2023.

Desde la Casa del Lago, en el Bosque de Chapultepec de la Ciudad de México, la académica resaltó que la inteligencia artificial y las TIC acarrean tensiones como el incremento de la demanda de recursos naturales como minerales, tierras raras y agua, así como el incremento de desechos electrónicos que se procesan de forma irregular y con graves consecuencias ambientales y sanitarias para las personas; también, el aumento de la brecha digital, de la dependencia tecnológica (principalmente del sur global) e impactos negativos en derechos humanos.

En cuanto a la extracción de recursos naturales para el funcionamiento de todo el sector tecnológico, Sofía Trejo llamó la atención sobre la demanda de minerales, como el cobalto, que se usa para la producción de celulares inteligentes, uno de los dispositivos más usados en todo el mundo y a través del cual interactuamos mayormente con sistemas de inteligencia artificial.

Sobre las tierras raras, dijo que son 17 elementos de la tabla periódica que prevalecen principalmente en China, Rusia, Vietnam y Brasil. La demanda de estos recursos genera presiones ambientales que afectan la sostenibilidad global. Un caso especial es el del litio, mencionó, un mineral importante para la fabricación de baterías recargables.

Trejo advirtió que se estima que Tesla es el principal consumidor de este mineral con más de 28,000 toneladas de litio al año, cantidad aproximada a la mitad del consumo mundial. Este mineral es extraído principalmente del triángulo de litio: Bolivia, Argentina y Chile, aunque también tiene presencia, aunque en menor medida, en México.

La minería del litio, advirtió la investigadora, puede acarrear impactos ambientales como deforestación, contaminación del agua y el aire, pérdida de territorio indígena, desplazamientos forzados y en casos extremos nuevas formas de esclavitud.

Un tema que agrava los impactos ambientales de la tecnología es la rápida obsolescencia de los dispositivos. Se estima que en Estados Unidos y la Unión Europea las personas cambian de teléfono celular cada 2 años, por lo que a lo largo de su vida podrían consumir 30 teléfonos que no son reciclados.

Esto es algo importante de considerar, ya que de las emisiones de Gases de Efecto invernadero (GEI) asociados a las TIC, un 11% corresponde a los teléfonos celulares.

Otro dato que Sofía Trejo compartió durante su Forbes Talk para dimensionar el impacto ambiental del sector tecnológico fue el de la criptomoneda más famosa del mundo, el bitcoin, que se estima que para mantenerla al año se usa más energía que toda Argentina, donde viven 45 millones de personas. O, para mantener en línea el video de la canción “Despacito”, la más reproducida en YouTube, se requirió la energía que usan 40,000 casas de Estados Unidos.

Sofía Trejo compartió que para 2030 el sector de las TIC podría contribuir con el 23% del total de emisiones de GEI. De este porcentaje, casi la mitad podrían venir de los centros de datos, la infraestructura que respalda toda la vida digital del mundo. Por ejemplo, se estimó que en 2014, hace casi una década y con menores niveles de digitalización que hoy, los centros de datos de Estados Unidos habían consumido 100 billones de litros de agua para el enfriamiento de los equipos.

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Un dato más actual estuvo relacionado con ChatGPT, el chatbot de inteligencia artificial generativa de OpenAI que revolucionó la carrera por el dominio de esta tecnología. Sofía Trejo señaló que mantener y entrenar el chatbot podría emitir 503 toneladas de CO2, que es inmensamente mayor a las 63 toneladas de CO2 que emite un auto alrededor de toda su vida útil.

Por esta razón la investigadora enfatizó que deben prevalecer prácticas de sostenibilidad en el sector tecnológico para evitar un efecto rebote: que las ventajas que ofrece la Inteligencia artificial y la tecnología para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible no lleven a las compañías a sobre explotar minerales, tierras raras y agua para producir más tecnologías y dispositivos en aras de arreglar los problemas ambientales del mundo.

¿Te gusta informarte por Google News? Sigue nuestro Showcase para tener las mejores historias

 

Siguientes artículos

Alibaba-acciones
Mensaje interno en Alibaba intenta mitigar inquietudes del personal por venta de acciones
Por

Inversores redujeron en unos 20,000 mdd el valor de mercado de Alibaba, tras el abandono de sus planes de escindir sus n...