El Reino Unido acogerá este miércoles y el jueves una cumbre internacional en la que algunas de las principales potencias mundiales y grandes tecnológicas tratarán de definir estrategias comunes para afrontar los riesgos de la inteligencia artificial (IA).

Al encuentro en Bletchley Park, el emblemático enclave inglés donde se decodificaron los mensajes nazis durante la Segunda Guerra Mundial, están invitados 27 países, entre ellos Estados Unidos, China, India y miembros de la Unión Europea como Alemania, Francia y España.

Acudirán también directivos de firmas clave como OpenAI, Google Deepmind, Anthropic, Meta, Microsoft y Nvidia.

Se espera la presencia de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, entre otros líderes políticos, así como la participación de figuras de la industria como el dueño de Tesla y la red social X, Elon Musk.

Durante el encuentro se abordarán los potenciales riesgos futuros de la IA, desde su capacidad para facilitar el terrorismo, los ciberataques y la fabricación de armas biológicas, hasta peligros más extremos e hipotéticos como la posibilidad de que los humanos pierdan el control de los sistemas autónomos.

Estarán asimismo sobre la mesa las implicaciones de las herramientas que ya están a disposición del público en ámbitos como la desinformación y el mercado laboral, si bien los organizadores quieren centrar el debate en los riesgos “de frontera”, asociados a los modelos de IA más evolucionados, todavía en desarrollo.

Durante la primera jornada de la cumbre, ministros responsables del sector digital, expertos y miembros de las tecnológicas dialogarán sobre los posibles peligros y vías para contrarrestarlos.

El jueves, el primer ministro británico, Rishi Sunak, presidirá una sesión en la que los gobiernos invitados y un pequeño número de compañías y expertos pondrán en común sus conclusiones.

Se espera que los países participantes firmen un comunicado conjunto al término de la cumbre en el que alerten sobre los riesgos que afronta la comunidad internacional y establezca marcos comunes de colaboración.

Lee también: EU impulsará una nueva regulación para el uso de la IA

Potencias mundiales y empresas abordan los riesgos de la IA en una cumbre

El Gobierno británico no ha logrado atraer a la conferencia a líderes como el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ni se espera la presencia de mandatarios europeos como el presidente francés, Emmanuel Macron, y el canciller alemán, Olaf Scholz.

Aun así, subraya que sentar en una misma mesa a representantes de Washington y Pekín, y lograr que ambas potencias rivales acepten alinearse en una declaración conjunta será por sí solo un éxito importante.

Londres ha puesto en marcha en los últimos meses su maquinaria diplomática para tratar de impulsar una nueva red científica que evalúe el estado de los avances de la inteligencia artificial, similar al Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), y espera que sus esfuerzos cristalicen en esta cumbre.

Algunos países, sin embargo, pueden preferir utilizar foros ya existentes como la Asociación Global de las Naciones Unidas sobe IA, impulsada por Canadá y Francia, por lo que la forma que tomará la propuesta británica está aún en el aire.

El Gobierno británico tratará además de promocionar el papel de un Instituto de Seguridad sobre Inteligencia Artificial que prevé crear en el Reino Unido.

También está por definir la propia continuidad de la Cumbre de Seguridad de IA, que Londres espera convertir tras la cita en Bletchely Park en un evento regular y rotatorio.

Tras su salida de la Unión Europea, el Reino Unido ha quedado excluido de foros como el Consejo de Comercio y Tecnología de Estados Unidos y la Unión Europea, en el que ambos lados del Atlántico dialogan, entre otros asuntos, sobre la regulación en torno a la IA.

Ante el peligro de perder influencia en el debate global, Londres ha organizado la Cumbre de Seguridad con el objetivo explícito de posicionarse como un “líder mundial” en el sector y fomentar su imagen de país con un entorno empresarial y regulatorio atractivo.

“El mundo está fracturado en bloques en este sector. Estados Unidos es líder en innovación y tecnología digital, China es una potencia que está desarrollando su propia industria avanzada de IA, y la Unión Europea es el mayor regulador mundial y uno de los mercados más grandes”, ha afirmado Olivia O’Sullivan, investigadora del “think tank” Chatham House.

“Pero la mayor parte del mundo no encaja en esos bloques, y tampoco lo hace el Reino Unido. En ese contexto, (Londres) está tratando de jugar un papel en la gobernanza de esta tecnología”, agregó O’Sullivan.

Con información de EFE.

Poco texto y gran información en nuestro X, antes Twitter, ¡síguenos!  

 

Siguientes artículos

Biden-producción-fármacos
Biden firma orden ejecutiva para controlar el desarrollo de la inteligencia artificial
Por

La orden ejecutiva busca evitar engaños con la IA al obligar el etiquetado del contenido generado por la inteligencia ar...