Volvo Cars, propiedad mayoritaria de la china Geely, detendrá la próxima semana la producción en su planta de Gante, Bélgica, durante tres días debido a los retrasos de componentes causados por la situación de seguridad en el Mar Rojo, según dijo la compañía este viernes.

La entrega de cajas de cambios se retrasó, dijo un portavoz del fabricante de automóviles con sede en Suecia, la segunda compañía después de Tesla en revelar una interrupción de la producción debido a los ataques a buques en el Mar Rojo.

Lee más: Conflicto en mar Rojo afecta a Tesla en Alemania

La planta principal en Gottemburgo, las entregas de automóviles y los objetivos de producción no se verán afectados por la interrupción.

Los ataques de militantes hutíes respaldados por Irán, en solidaridad con el grupo islamista palestino Hamas en su lucha contra Israel en Gaza, interrumpieron una de las rutas marítimas más importantes del mundo, obligando a los buques porta contenedores a viajar a través del sur de África y evitar el Canal de Suez.

Eso añade unos 10 días y un costo de combustible de 1 millón de dólares a un viaje de Asia a Europa.

Con información de Reuters

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

Bancos-EU-beneficios
Ganancias de principales bancos de EU en 4T caen por fondo de seguros
Por

Los bancos tuvieron que hacer reservas destinadas a restablecer un fondo de seguro gubernamental agotado por las quiebra...