Un dispensador de cubalibres, un quemador paellero automático profesional o cubiertos de harina de arroz para comer con un resultado de desperdicio cero, son algunas de las novedades que marcan el presente de la hostelería, un sector que se reúne hasta mañana en la Feria HIP de Madrid. 

Cansados de hacer largas filas para pedir una copa en festivales, conciertos o discotecas, un grupo de cinco jóvenes de Uruguay, Armenia, Barcelona y Valencia se pusieron a pensar cómo podrían solucionar esta larga espera y, después de tres años de investigación y desarrollo nació Mixo, el primer robot del mundo que hace en 30 segundos cubalibres, ese cóctel mezcla del refresco de cola con ron y jugo de limón.

“Mixo tiene cuatro alcoholes (al gusto del negocio que lo compre) y bebidas gaseosas, hielo y vasos, en total alberga 28 botellas y puede dar 400 copas sin ayuda del humano”, explica Martín Cohen, el director ejecutivo de esta empresa afincada en Barcelona, ciudad donde fabrican el robot.

Pero Mixo, matiza Cohen, va más allá y se trata de una máquina que reduce la huella ecológica, ya que está conectada a una fuente de agua, lo que elimina “el transporte de los hielos en camiones”; y no permite que el consumidor intervenga durante el tiempo de ejecución de la copa, por lo que es “muy segura”. 

Conscientes de que parte del sector de la hostelería (camareros) no ven con “buenos ojos” este producto, según reconoce Cohen, aseguran que para el propietario del negocio es una fuente de “ahorro de dinero”.

“Mixo es un caballo de troya porque su software permite que el propietario desde su casa cambie el precio de las copas y controle lo que vende gracias a su precisión de ventas”, destaca sobre este invento -nominado a los Horeca New Business Models Awards- que ya está en varias discotecas españolas y que cuenta con una lista de más de 50 futuros compradores.

Te recomendamos: Crean pequeños robots biológicos a partir de células humanas de la tráquea

Robots hosteleros podrían ser clave en la protección del medioambiente

También está nominado a este galardón, que se entregará este martes en el marco de la Feria HIP (Horeca Professional Expo), el quemador paellero automático profesional creado por la empresa valenciana NTgas, que potenciará la productividad de los restaurantes y estandarizará la cocción de arroces, un plato típico de España.

Es decir, que con este fuego a gas se consigue, según destacan desde esta empresa, “resultados homogéneos y estandarizados, y sin ser necesaria la intervención diaria de un experto en la preparación de arroces”. 

Desde Barcelona la empresa Voilá propone acabar con el plástico en la hostelería con sus cubiertos fabricados con harina de arroz y con sabores que van desde el chocolate al pistacho, “aunque se pueden hacer del sabor que el cliente quiera”, destaca el director comercial de esta empresa, Alex Guerrero.

Una idea con 3 años de vida que nació como trabajo de fin de carrera de Laura Gispert, quien en la cocina de su casa comenzó a crear estas cucharillas, palillos o tenedores para reducir el uso del plástico en distintos negocios, como el de la heladería, y cumplir así con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles marcados por Naciones Unidas.

En la feria HIP las tecnologías marcan el presente, por eso los robots camareros o los destinados a la limpieza son protagonistas y donde también se confirma el interés del sector hostelero para contribuir a la protección del planeta y a su mejor gestión, como demostraron también desde el Basque Culinary Center en su ciclo de conferencias con expertos como Erich Eichstetter, el responsable de Transformación Digital de este centro. 

Con información de EFE

Suscríbete a Forbes México

 

Siguientes artículos

FDA-Neuralink-chip
El primer paciente humano de Neuralink es capaz de controlar un mouse de computadora con la mente, según Musk
Por

Musk dijo que Neuralink estaba ahora tratando de conseguir el mayor número posible de clics del paciente en los botones...