El plástico es uno de los elementos necesarios para la vida del ser humano por todas las posibilidades que ofrece. Sin embargo, su impacto negativo en la naturaleza posiciona al sector como uno de los mayores contaminantes de mares, aire, flora y fauna, lo que ha obligado a campañas de desuso del material. Para Andrés Cuevas, co-fundador y co-CEO de RAJ PACK, compañía de empaque industrial, esta realidad puede cambiar mediante técnicas de reciclaje, así como desarrollo de métodos y tecnologías para crear nuevas opciones sustentables.

“A medida que se desarrollan plásticos más sostenibles y reciclables, el uso del mismo puede contribuir a esfuerzos más amplios de sostenibilidad, ya que la capacidad de reciclar y reutilizar reduce la generación de residuos y fomenta prácticas más amigables con el medio ambiente”, expresó Andres Cuevas.

Datos de la Procuraduría Federal del Consumidor revelan que el plástico en México representa una de las principales amenazas ambientales, ya que 40% de lo que se fabrica es para envases que se desechan tras un solo uso, los cuales provocan la muerte anual de más de 100,000 tortugas y mamíferos marinos, así como 1 millón de aves marinas porque gran parte de los desperdicios, unas 8 millones de toneladas, termina en los océanos.

De seguir en este camino, para 2050 se tendrán más plásticos que peces en el mar, pero si se trabaja en ideas innovadoras con enfoque en el reciclaje, tal como lo hace Andrés Cuevas, el futuro se vislumbra alentador.

Al fomentar una cultura y educación para que el cliente almacene el producto después de utilizarlo, las empresas pueden aprovecharlo para darle una nueva vida o incluso, crear productos nuevos con un mínimo porcentaje de resina virgen, indicó Andrés.

“Además de que se cuida el medio ambiente, a la larga, estas iniciativas se pueden traducir en ganancias o ahorros, ya que su desperdicio con un buen tratamiento postindustrial, permite monetizar, creando así un círculo virtuoso donde existen beneficios tanto económicos como ecológicos. Tan solo en la cadena de suministro, se pueden generar ahorros del 10% al 30%” indicó.

Transformando la industria

A partir de la visión de hacer del sector de plástico, uno de impacto positivo que se preocupa por las personas y el planeta, Andrés Cuevas enfoca sus esfuerzos en crear tanto campañas de concientización como fabricando productos reciclados, incorporando tecnología de vanguardia que permite obtener mejores resultados y ahorros en un 20% a 50% en la cantidad de residuos generados.

Para esto, Andrés Cuevas desarrolló un sistema  de recolección de playo post industrial, con lo que coloca jaulas recolectoras en las instalaciones de los clientes para que conforme utilicen el producto, lo desechen en los contenedores. Posteriormente, se coordina con la empresa recicladora que limpia, tritura y peletiza para obtener la resina que se convierte en la materia prima de las nuevas películas plásticas.

A diferencia de las películas existentes en el mercado, las películas recicladas impactan en menor medida en el medio ambiente, en promedio con 20% al 40% menos emisiones de gases de efecto invernadero. Además, en la mayoría de los casos, sus propiedades mecánicas se potencializan generando mayor resistencia debido a que al reciclar se pueden combinar diferentes elementos.

“A la par, estamos trabajando por desarrollar películas plásticas a partir de bioplásticos derivados de fuentes renovables como almidón de maíz, caña de azúcar o celulosa, con el fin de reducir la dependencia de los plásticos tradicionales basados en petróleo. También se están generando innovaciones en el diseño de películas para facilitar el reciclaje”, dijo.

Los desafíos

Si bien, el desarrollo de productos y tecnologías para cambiar la industria plástica se han ido detonando, siendo Andrés Cuevas uno de los mayores impulsores, aún hay retos que vencer para su adopci ón total. Del lado de las empresas, si bien muchas ya tienen relación con la industria verde, no lo hacen bien o hay cierta resistencia. Del lado de los consumidores, aún no consideran a lo reciclado como algo de calidad. 

Ante esto, Andrés considera se debe trabajar en tres puntos para lograr un cambio total:

1. Concientizar a la gente y crear una cultura y educación de reciclaje

2. Garantizar que toda la cadena de suministro adopte prácticas sostenibles, desde la producción de materias primas hasta la fabricación y eliminación de las mismas

3. Trabajar en colaboración con gobiernos y organismos reguladores para la implementación de regulaciones efectivas y normativas que impulsen prácticas más sostenibles, así como incentivos.

“De entrada no se resisten al cambio si les explicas de manera detallada cuáles son los procesos y beneficios que tiene este tipo de economía circular. El problema radica a la hora de tomar acción, ahí pocos deciden subirse al barco contigo. Por ello, es importante impulsar los esfuerzos porque solo con la unión de todos podremos tener un mejor futuro, más sano y con acciones responsables”, finalizó Andrés Cuevas.

Conoce más sobre este emprendimiento aquí.

 

Siguientes artículos

exportaciones-Latinoamérica-BID-superávit-comercial
Exportaciones de Latinoamérica caen 2.7% durante el primer semestre: BID
Por

Las exportaciones de bienes de Latinoamérica entraron en una fase de contracción, aunque menos profunda que la del comer...