La empresa familiar tiene unas características y retos específicos, como son las relaciones entre propiedad y gestión, el relevo generacional, el poder, el control o los conflictos familiares.

Todos los seres humanos sabemos que no hay un camino de vida que no tenga obstáculos, retos, pasajes difíciles. Lo mismo sucede con el trabajo que realiza una empresa familiar a lo largo del tiempo: siempre se presentan momentos álgidos donde la organización, el equipo de trabajo y sus líderes son puestos a prueba. La forma en que una persona o una compañía enfrentan tales situaciones no siempre es la misma, como explica, con suma claridad, la siguiente historia:

Había una vez un reino donde vivían 3 leones y se buscaba a un nuevo monarca. La comunidad de los animales decidió que el león que llegara primero a la cima de la montaña más alta sería el nuevo rey. Aunque las 3 fieras pusieron su máximo empeño para alcanzar el éxito, ninguna pudo llegar a la meta. Los animales se reunieron para hallar una solución y el águila dijo: “Yo seguí muy de cerca a cada león en su camino y sé quién debe ser nuestro rey. Al terminar su intento el primer león dijo: ‘La montaña me ha vencido’. El segundo exclamó: ‘No puedo vencer a esta montaña’. Y el último, que debe ser el vencedor, dijo: ‘Volveré y derrotaré a esta montaña’”. Los animales estuvieron de acuerdo con el águila al darse cuenta de la fuerza que demostró el último león con sus palabras.

Ni el destino ni la suerte llevaron al león al triunfo: su éxito lo forjó con su actitud, su determinación, su forma de enfrentar lo que parecía ser un fracaso. Esto es el carácter, una cualidad que conjuga el aprendizaje constante, la disciplina, el manejo de las emociones y comportamientos, entre otros aspectos que la hacen indispensable en el modelo de trabajo de una empresa familiar.

Forjar un carácter no es una tarea reservada para personas superdotadas o con dones especiales. Tener la actitud adecuada ante un reto comienza con la voluntad, es decir, el deseo de superarlo, adoptando una actitud que permita enfrentar una situación que exige lo mejor de una persona o de una organización. Si una empresa familiar tiene claros sus valores, su misión, visión y sus objetivos, y los transmite con efectividad, ayudará a que su equipo de trabajo construya su carácter en el día a día, con la constancia, el esmero, la perseverancia, el anhelo de lograr cada día objetivos mayores, que le ayuden a su continuidad con sustentabilidad y sostenibilidad. 

Encuentra en la Red Forbes la opinión y análisis de personajes clave para el país

La familia aporta a la empresa, no solo sus valores, sino aquellos comportamientos que han tenido utilidad para los distintos miembros que la forman con es su actitud hacia los retos y problemas que se enfrenta. De igual manera, influye tanto de forma positiva como negativa, una organización es retrato de sus miembros y si tienen carácter es una forma de impactar en la cultura de su empresa y en su toma de decisiones, es decir buscar el como si, en lugar de darte por vencido.

Debemos saber que el carácter va más allá de ser exigente, estricto o ser inflexible, ya que el liderazgo debe inyectar a su organización un espíritu positivo, de aprendizaje constante: todos cometen errores y estos, incluso, son necesarios para aprender de ellos y poner a prueba nuestra capacidad de adaptación. Una organización debe buscar que todos los colaboradores se sientan cómodos para retroalimentar los procesos de trabajo, hacer observaciones que ayuden a mejorar y no conformarse con un éxito inmóvil que pueda parecer miedo al cambio. 

Enfrentar un momento de adversidad, una problemática, una situación que parece salirse de control necesita que nuestro carácter sepa controlar y guiar también las emociones que se suscitan. Un líder con esta cualidad sabrá aportar un equilibrio a su equipo de trabajo, ayudando a que se aprovechen las cualidades de cada colaborador, a que no se tomen riesgos más allá de lo necesario y a que sea la inteligencia la que predomine en la toma de decisiones, es importante tener presente lo que señala Oscar Wilde “Las pequeñas acciones de cada día hacen o deshacen el carácter.” 

El carácter significa lo que estamos haciendo para mejorar cada día y superarnos a nosotros mismos. Siempre es un buen momento para poner atención a estos detalles trascendentales y favorecer el éxito de tu empresa familiar. “Es más fácil variar el curso de un río que el carácter de un hombre”. Proverbio chino

Contacto:

Twitter: @mariorizofiscal

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

 

Siguientes artículos

Milei-auditorias-ministerios-Fernández
Javier Milei, la evaporación del pasado
Por

Uno de los debates que se intensificarán en Argentina serán sobre su propio pasado. Milei hará énfasis en relativizar el...